Cuerpos

¡Lo que más anhelamos en este mundo es sentir! El cuerpo es el gran regalo que nos proporciona la naturaleza para ello. Nuestro cuerpo es el sitio sagrado donde resuena el universo. Es sin duda, el mejor lugar donde podemos estar. Al habitar nuestro cuerpo existimos, sentimos… nos extasiamos.

Si vivimos fuera del cuerpo y nos quedamos en la mente (todo el día pensando, discriminando, analizando, juzgando y fantaseando) nuestra vida es como la de un espectador contemplando una obra de teatro ¡mucho mejor ser el actor principal de nuestra vida! La forma de vivir en el cuerpo es a través de la energía y de la presencia. Sin ellas el cuerpo es como una ciudad sin habitantes ¡nadie la disfruta!

El Tantra propone amar y comprender nuestra energía sexual como fuente inagotable de vida. Existen aún muchos tabúes, mitos y confusiones sobre lo sexual. Hemos pasado de la represión y el ocultamiento a la banalización y a la comercialización del sexo. Es increíble pero la mayor escuela de educación sexual es el porno.

La energía sexual es el combustible que llena nuestro cuerpo de vida y la presencia es la guía que hace que circule de forma maravillosa. La plenitud vital es el baile entre la energía y la presencia. En la tradición tántrica la energía está representada por la diosa Shakti y la presencia por el dios Shiva. Cuando ambos se escuchan y se entienden vivir se convierte en un placer.

 

Anuncios

Meditar no es pasar el rato

Meditar es estar presente. Es estar con Lo Que Es. Es aprender a vivir en Presencia. La meditación no es una actividad para sentirse bien y relajarse. Puede que acabes super relajado y sintiéndote fantásticamente bien o puede que te haga sentir los miedos que te acechan desde niño. O quizá saque a la luz los traumas y heridas del pasado o sientas que eres la pura Presencia… y acabes en éxtasis. La meditación se puede realizar de muchas maneras desde el silencio más sepulcral y sentado durante horas y horas, hasta con movimientos espasmódicos y con sonido ensordecedor. En el Tantra la meditación principal se realiza en el acto sexual, en la unión física, sensual, emocional y espiritual de los amantes. El acto formal de meditar que se realiza en un tiempo determinado con unas técnicas concretas tiene por objeto plantar una semilla, una semilla de consciencia que ira creciendo hasta que toda nuestra vida sea una meditación. Hasta que vivir en Presencia sea algo natural para nosotros, vivir aceptando la existencia en todas sus manifestaciones: dolor/placer, tristeza/alegría, masculino/femenino vida/muerte, cuerpo/espíritu… vivir abriendo nuestro corazón de par en par al Amor y celebrando el milagro de la vida en todo su esplendor.

En esta New Ege de espiritualidad descafeinada que nos invade se intenta vender la idea de que meditar es algo así como ir a un spa a relajarse y que se le quiten a uno todos los problemas y ansiedades de golpe. Se podrán liberar los miedos y los conflictos emocionales y descubrir que eres la pura Presencia encarnada, sí… pero después de aceptarlos, sentirlos y amarlos… plenamente. Por qué la vida es todo, todo lo que ocurrre, la vida es Lo Que Es.

Meditación Tántrica 3

El Tantra invita a la apertura de los sentidos, al cultivo consciente y amoroso de la sensualidad. La sensualidad nos trae al presente, nos da la vida. Ya hemos practicado con la vista y el tacto ahora es el turno del olfato. Es el sentido que los humanos tenemos menos desarrollado pero el más rápido en evocar sensaciones sin el filtro de los juicios mentales.

Mi propuesta de meditación consiste en que uno de los miembros de la pareja se cubra los ojos con un pañuelo y se sitúe en un lugar lo más silencioso posible y en una postura cómoda. Debe llevar toda su presencia a la nariz y a los olores que entren por ella intentado olvidarse de los demás sentidos. El otro miembro de la pareja debe hacer acopio de cosas que desprendan efluvios intensos como flores y plantas, esencias, especias, alimentos… y acercarlos delicadamente a la nariz. Cada olor te puede transportar a un tiempo determinado: la canela que añadía tu abuela al arroz con leche y a una emoción, melancolía por ejemplo. La presencia en las sensaciones y en los sentimientos que provocan los olores te puede hacer comprender algunas situaciones. Sí caminas por la calle y de repente surge un olor desagradable puedes sentirte ofendido y medio enfadarte por ello. Al no estar en presencia puedes acarrear ese medio enfado hasta el trabajo y enfadarte del todo por qué un compañero tuyo te ha dado los buenos días con poco ánimo. ¡El día empieza bien! En realidad si estás un poco presente te das cuenta que el olor desagradable era solo eso, un olor desagradable, no era una ofensa hacia tu integridad como persona, y que el poco ánimo de tu compañero sea quizá por haber dormido mal y no por que es un maleducado contigo, dale un lugar al no saber.

A continuación podéis realizar la parte más íntima de la meditación, ambos desnudos y con los ojos vendados os dejáis embriagar por los aromas del cuerpo de esa persona tan especial para vosotros… si estáis presentes os puede llevar a una intimidad maravillosa… pero eso dejo que lo descubráis vosotros…

Meditación Tántrica 2

Disfrutemos de nuestra piel. Esta meditación se puede realizar en cualquier lugar y situación. Consiste en tocar con cualquier parte de nuestro cuerpo cualquier parte del cuerpo de nuestra pareja. Si estamos en una reunión de amigos un sábado por la noche y la conversación de repente se torna áspera o peleona llevamos nuestra consciencia a las manos, cada uno a una, por ejemplo. Con muchísima suavidad, lentitud y sobre todo presencia recorremos con las yemas de dedo índice todos los recovecos de la mano de nuestra pareja. Los nudillos, los espacios entre los dedos, las yemas, los anillos… podemos seguir por los tendones que atraviesan la mano hasta llegar a la muñeca. En cualquier momento nuestra pareja puede tomar la iniciativa y proseguir delicada y amorosamente con la meditación hasta conseguir la completa fusión entre las manos. Si vuestras caras reflejan el exquisito placer que estáis experimentando animaos a invitar a vuestros amigos a dejar de discutir sobre la conflictiva actualidad y tomarse las manos.

Una vez en casa desnudos y en la cama las posibilidades de está meditación aumentan de manera exponencial. La imaginación y las ganas de experimentar deben dejarse sueltas. Los requisitos los recuerdo: lentitud, suavidad, delicadeza y presencia. No hay prisas mañana es domingo y el sexo propiamente dicho vendrá luego. Una recomendación: tocad amorosamente con la planta de vuestros pies todo el cuerpo de vuestra pareja. ¿Preparados para volar?

KiKe

Meditación Tántrica 1

Mirarse a los ojos es fundamental. Y más en las parejas. Después de un día largo de trabajo y de niños y de otros asuntos lo mejor es colocarse frente a frente. Sin hablar de asuntos prácticos ni quejarse ni hacer planes ¡sin móvil! Aquí y Ahora. Tu y Yo. Yo y Tu.

Sin expectativas sexuales ni de otro tipo, únicamente una mirada relajada, presente, sutil. Respiramos, nos acariciamos levemente y seguimos mirándonos a los ojos. Quizá surjan algunos miedos a intimar. Piensas, que pereza ahora sentir cosas profundas con lo cansad@ que estoy. Aguanta un poco. Reconoce a la otra persona. A esa persona con la que compartes tu vida ¡nada más y nada menos! Intenta quitarte las ideas que tienes sobre ella/el. Os conocéis hace tanto tiempo que sabéis todo el uno del otro. ¿Seguro?

Mira a tu pareja como si fuera la primera vez, con la frescura de dos adolescentes en un parque. Olvídate de todo el pasado y el futuro por un rato y muestrale lo que eres… ¡Ahora!

Siente su ternura o su enfado o su cansancio o sus ganas de salir corriendo o su dulzura… y deja que salga lo que eres ¡Ahora! No digas nada, no arregles nada, no aconsejes nada. Sólo se la presencia acogedora y amorosa y siéntete afortunado.

KiKe