¿Qué se hace en un taller de Tantra?

En los talleres de Tantra que yo facilito creo un contenedor emocional, energético y físico seguro, acogedor y cálido donde poder abrirnos al sentir. Intento que la Presencia, y no las técnicas, sea la guía que nos lleve a experimentar aspectos de nuestro Ser que olvidamos en la vida diaria. Vivimos demasiado en nuestros pensamientos, en la tecnología y en las prisas dejando de lado el cuerpo, las sensaciones y la relajación. La vida está en el cuerpo… la felicidad no se piensa se siente.

¿Tantra blanco o Tantra rojo?

Muchos me hacen esa pregunta, yo la contesto medio en broma medio en serio diciendo que en mis talleres hago Tantra multicolor. Se supone que el Tantra blanco es meditativo y espiritual y que el Tantra rojo es corporal y sexual. En realidad esa distinción es ficticia, a mi juicio sólo existe el Tantra bueno y el Tantra malo. Os aseguro que la mejor meditación que existe es hacer el Amor desde la Presencia, la relajación y la entrega… el Tantra es confiar en la vida. No hay nada más espiritual que experimentar junto a tu amante como el éxtasis para el tiempo…

Devoción

El Tantra es devoción por la vida: lo que nos gusta y lo que nos disgusta. El Tantra que yo práctico se basa en el Amor, la Presencia y la entrega devocional a la existencia. Uso técnicas exclusivamente para desprogramar los condicionamientos y dejar que nuestro Ser viva con naturalidad y espontaneidad. Hay personas a quienes les cuesta mucho sentir y dejarse llevar por su energía, centrándose demasiado en las técnicas, las usan como forma de control, creando a la larga más problemas que beneficios. El control, por ejemplo, de músculo PC (pubococcigeo) para aumentar la energía sexual y retadar la eyaculación acaba endureciendo e insensibilizando la zona perineal entorpeciendo el libre fluir de la energía sexual.

Desnudarse

En los talleres de Tantra la mayoría de los ejercicios los hacemos vestidos, algunos se practican sin ropa como masajes con aceite o crema o dinámicas donde sensibilizar la piel es el propósito. Pero cada persona es siempre libre de decidir si quiere desprenderse de alguna prenda de vestir o no.

Los limites: La primera enseñanza del Tantra

Saber poner límites es fundamental para lograr una buena vida. Es un arte que se adquiere a lo largo de nuestra existencia. Para poder abrir nuestro corazón de par en par y asumir riesgos debemos tener desarrollados la autoestima y la capacidad de poner límites. En los talleres se afrontan situaciones donde aprendemos a colocar límites adecuados que nos hacen aumentar nuestra autoestima.

Todo lo que ocurre es bienvenido

Quizá ocurra que la persona que esté a tu lado disfrute de un masaje y lo exprese a través de suspiros, gemidos o sonidos guturales, mientras tú permeneces más rígido que una puerta e incapaz de disfrutar ¡no hay nada malo en ello! todo lo que ocurre es bienvenido, tú estas allí para explorar tus limites, aceptarlos, amarlos e intentar superarlos yendo en cada ocasión un poquito más lejos.

Lo Femenino y lo Masculino

Existe mucho miedo a asumir nuestra parte femenina y masculina más básica, nuestra parte animal. Somos primero hembras y machos humano, luego mujeres y hombres y finalmente diosas y dioses… energía y consciencia pura, pero hay que empezar por el principio. Realizamos dinámicas para movilizar nuestro fuego interno, nos ayudan a disfrutar más de nuestra sexualidad, vitalidad y creatividad.

Si tienes alguna pregunta sobre el Tantra o el funcionamiento de los talleres no dudes en escribirme o hablar conmigo, gracias y un abrazo tántrico,

KiKe Gómez Rubio

Toda la información sobre los Talleres De TANTRA

Anuncios

Paz interior

La paz interior es una sensación maravillosa, yo personalmente la pondría como la más estupenda… Llega cuando dejamos de dar vueltas y vueltas a como debe ser el mundo. Yo creo que hay algo neurótico en pretender saberlo todo, controlar cada detalle, acaparar cosas, experiencias, hasta poseer personas. Y no sólo neurótico también hay mucha soberbia y cantidad de eso que se ha dado en llamar ego. La vida es tan grande, tan salvaje, tan caótica que es una quimera pretender domarla. Al contrario cuando nos relajamos en Lo Que Es, en aquello que está sucediendo, en el famoso Aquí y Ahora, como por arte de magia la existencia se vuelve sencilla, aunque lo que este pasando sea algo muy fuerte, estruendoso o complicado. Al centrar nuestra energía y nuestra presencia se abre como un espacio que te abraza, te mece… es la paz, el silencio, el vacío búdico o llámalo como quieras. Oponernos a Lo Que Es, en el fondo es una manera de agresión hacía nosotros mismos… entregarse a la vida es tan placentero… tan sensual… tan femenino… trae tanta paz… que merece la pena arriesgar…

Talleres de Tantra

¡Entregarse a la Vida!

¡Vivir! ¡Entregarse a la Vida es el anhelo más íntimo que guardamos en nuestro corazón! ¡Soltar los frenos y lanzarnos a sentir! A dejarnos imbuir por el misterio de la existencia. En ocasiones lo hacemos y salimos medio escaldados o escaldados enteros. Y es estupendo, es parte de la experiencia de vida. Lo problemático es que después de esas experiencias dolorosas nos encerramos en nosotros mismos y no queremos saber nada sobre vivir a la intemperie. Entonces nos aburrimos como monos en una jaula, a los monos les encanta estar libres en la selva. El Tantra que es un camino espiritual femenino, otros son masculinos como el Zen o el Yoga, sugiere que tenemos que dejarnos penetrar por la vida, entregarnos plenamente a ella, ser atravesados por la energía vital… pero desde la Presencia y el Amor. Con una buena autoestima podemos abrirnos de par en par a la vida y si vienen mal dadas poner nuestros límites. Si nos entregamos al sentir desde el Amor y no desde su carencia, no desde el miedo, es más probable que la experiencia sea satisfactoria. Porque nos funciona la intuición, sabemos lo que nos hace bien. Cuando vivimos en Presencia las experiencias pasadas nos sirven de enseñanza, son nuestras maestras, nos iluminan el camino. Dejarnos penetrar por la vida, por todas sus divinas manifestaciones ¡es estar vivos! Es fundir nuestros pequeños límites personales en pos de lo extático, en pos del Uno: ¡Puro Tantra!

Talleres de Tantra

 

Sinceridad

La sinceridad es una actitud fundamental para lograr una buena vida. Primero ser sinceros con nosotros mismos. La neurosis o el malestar emocional surgen cuando queremos ser una persona diferente a la que realmente somos. Si somos sensibles lo mejor es asumirlo y no ir por la vida de personas duras e invulnerables. Sí nos dan miedo las relaciones con el otro sexo es más sencillo reconocerlo y relacionarnos desde ahí, que atiborrarse a alcohol u otras sustancias. Si hemos tenido una infancia traumática quizá sea conveniente realizar psicoterapia y no mentirnos diciendo que todo fue “wordelful”. En el fondo la sinceridad es sinónimo de alivio, ligereza, relajación: libera el Alma.

Segundo, la sinceridad con los demás: ¿Cómo podemos tener relaciones nutritivas, estimulantes y conscientes con los otros sí mentimos? La falta de sinceridad es colocar barreras entre los demás y nosotros. Se crea entonces una ficción entre personajes que no existen, una relación hueca y sobre todo cansadísima. Aparentar es agotador, no puedes relajarte y ser tu mismo ¡te pillan enseguida! La mentira crea ataduras y malos rollos. Lo dijo alguien muy importante: La verdad os hará libres. ¡Y da mucha paz interior!

Toda la info sobre El Taller de Tantra pinchando aquí: Talleres

 

Misterio

La vida no tiene solución. La vida no es un problema. Es un misterio a experimentar. La vida por más que nos empeñemos es Asimétrica: unos tan guapos y otros tan feos, unos tan ricos y otros tan pobres… Aleatoria: ¿Por qué algunos de nosotros somos felices y otros depresivos en realidades parecidas? Cambiante: todo cambia ¡afortunadamente! menudo aburrimiento todo el día con la misma canción. Imprevisible: ¿Recuerdas como querías ser de mayor cuando eras niño? ¿Lo lograste? Salvaje: La naturaleza es salvaje y nosotros somos parte de ella, por mucho que nos sofistequemos con nuestras civilizaciones y nuestra cultura somo salvajes. De hecho la civilización y la cultura son unos grandes creadores de lo salvaje.

¿Como podemos vivir con todo esto? Pues desde la aceptación relajada, desde el amor inconmensurable que todo lo abarca y desde la celebración de este estupendo y misterioso espectáculo que es la vida.

Toda la información sobre el taller de Tantra, pincha aquí: Tantra

Ritmo y Tantra

El Tantra tiene un ritmo lento. No somos computadoras ni robots. Para sentir la vida de una manera auténtica y nutritiva debemos ir un poco más despacio. Conseguimos así abrir capas de sensaciones y sentimientos que necesitan tiempo y confianza. Nuestros pensamientos van más rápidos que nuestro sentir pero salen más “baratos” no es lo mismo pensar en la vulnerabilidad que sentirla. ¡La mente es un poco fanfarrona! Al vivir un poco más relajadamente aumentaremos mucho nuestra calidad de vida. En ocasiones puede ser complicado desacelerar pero en la mayoría de los quehaceres diarios no es necesaria la prisa. El estrés es debido en gran parte a la inercia, sólo con estar presentes podemos bajar el ritmo y nuestros cuerpos lo agradecerán.

El sexo tántrico es conocido por su lentitud y por su duración. Es fundamental estar relajados para hacer del sexo un experiencia maravillosa. La excitación del sexo convencional produce tensión y prisas que disminuyen de forma drástica la intimidad entre los amantes, el placer y finalmente el éxtasis. El sexo tántrico se fundamenta en la circulación de la energía entre los cuerpos de los amantes y esto se consigue con la relajación, la respiración y la presencia durante el encuentro sexual. El sexo convencional por el contrario se basa en la fricción de los cuerpos, sobre todo de los genitales, y en el aumento constante de la excitación, olvidándose de la respiración y del estar presentes, hasta llegar rápida y compulsivamente al orgasmo. La pasión y la intensidad se pueden dar con un ritmo lento. ¡Slow Life!

Información sobre el Taller de Tantra pincha aquí: Tantra

Sensual

La sensualidad es una forma de estar en el mundo. Existen otras: hay personas que viven centradas en sus pensamientos y otras en sus sentimientos. Lo sensual viene por los sentidos: vista, olfato, tacto, gusto y oído. Cuando vivimos arraigados en ellos somos seres sensuales. Si vivimos muy pendientes de los pensamientos, los conceptos y los juicios somos mentales, y si nuestra existencia se centra en los sentimientos somo seres emocionales. Donde ponemos la presencia ponemos la vida. En nuestra sociedad predomina lo mental y lo emocional y eso nos aleja de nuestra parte más animal. Lo mental no es sinónimo de intelectual se puede ser muy intelectual y sensual a la vez. Lo mental es más bien vivir encerrados en los pensamientos por miedo a sentir. Sentir requiere una entrega a lo que viene de fuera, soltar el control para ser vulnerable, relajarse… Las personas emocionales se entregan más a sentir que las mentales pero están muy sujetas a los vaivenes de los sentimientos y a ser manipuladas. La publicidad y el control político se basan en la manipulación de las emociones. Podríamos decir que la sensualidad es más real, más vivida, más presente, más placentera…

Información sobre el Taller de Tantra pincha aquí: Tantra