Piel con Piel

La piel es el mayor órgano de nuestro cuerpo. Sirve como barrera protectora y como fuente de disfrute. La piel está inundada de terminaciones nerviosas que correctamente estimuladas nos procuran sanación, amor, placer o éxtasis. A pesar de ser latinos nos tocamos poco y en ocasiones mal, aún existen muchos tabúes al respecto ¡no quiero imaginar como lo hacen Japón o en Escandinavia!

Al tocar nuestros cuerpos existen dos energías diferentes: la energía sensual y la energía sexual. Saber diferenciarlas nos hará disfrutar plenamente de la piel y del cuerpo.

  • La energía sensual tiene la cualidad de ser abierta, acogedora, libre, la sensualidad nos mece, nos acaricia, nos relaja.
  • La energía sexual tiene la cualidad de ser concreta, potente, enfocada, la sexualidad nos toma, nos impulsa, nos activa.

La energía sexual se da entre adultos y su finalidad es tener una intimidad muy concreta: sexo. La energía sensual tiene una finalidad diferente: disfrutar de la piel y del resto del cuerpo sin que haya sexo por medio. La sensualidad puede darse entre hombres heterosexuales y mujeres también, aunque es más fácil que surja entre ellas. O entre personas de diferente género sin ninguna intención sexual. Bailar, abrazar, besar, dar masajes, acariciar, son actos sensuales. No estamos acostumbrados a ver que dos amigos, ambos heterosexuales, se acarician por miedo a meter el sexo por medio. En algunas culturas diferentes a la nuestra, los amigos, hombres, se pasean por las calles cogidos de la mano, es por tanto un asunto de costumbres.

Puede que en determinadas circunstancias la energía sensual cambie hacia una energía más sexual, pero sabiendo las diferencias podemos establecer límites claros y disfrutar de ambas cuando corresponda. No hace mucho tiempo que la desnudez era un gran tabú, ahora las playas y otros lugares están repletos de personas que muestran sus cuerpos con naturalidad, esperemos que pronto ocurra con la sensualidad.

Anuncios

Cuerpo

Nuestro cuerpo es el lugar donde resuena el universo. Un mágico y sagrado sitio donde recalan las sensaciones, los sentimientos, los pensamientos, las emociones…
Entender el cuerpo como el receptor de la vida nos ayuda a aceptarlo, a cuidarlo y a amarlo. Escuchar, entender lo que le sienta bien, más allá de las modas, es básico para tener una buena vida. En ocasiones lo maltratamos, sobre todo de adolescentes y jóvenes, para tener sensación de pertenencia a un grupo: tomado drogas y alcohol por ejemplo. Tampoco lo cuidamos mucho cuando queremos cambiarlo a toda costa: cirugía estética, ciclos de anabolizantes para incrementar nuestra masa muscular, dietas de adelgazamiento absurdas. Las malas posturas, la falta o el exceso de ejercicio físico, la obesidad y la incorrecta alimentación contribuyen también a su debilitamiento. Cuidar el cuerpo de una manera natural y relajada, sin obsesiones, sólo requiere de un poco de autoestima. Amar al cuerpo nos hace felices, nos devuelve con creces el amor que le aportamos en forma de placer y éxtasis.

Toda la información sobre el Taller de Tantra pinchando aquí: Tantra

Sensual

La sensualidad es una forma de estar en el mundo. Existen otras: hay personas que viven centradas en sus pensamientos y otras en sus sentimientos. Lo sensual viene por los sentidos: vista, olfato, tacto, gusto y oído. Cuando vivimos arraigados en ellos somos seres sensuales. Si vivimos muy pendientes de los pensamientos, los conceptos y los juicios somos mentales, y si nuestra existencia se centra en los sentimientos somo seres emocionales. Donde ponemos la presencia ponemos la vida. En nuestra sociedad predomina lo mental y lo emocional y eso nos aleja de nuestra parte más animal. Lo mental no es sinónimo de intelectual se puede ser muy intelectual y sensual a la vez. Lo mental es más bien vivir encerrados en los pensamientos por miedo a sentir. Sentir requiere una entrega a lo que viene de fuera, soltar el control para ser vulnerable, relajarse… Las personas emocionales se entregan más a sentir que las mentales pero están muy sujetas a los vaivenes de los sentimientos y a ser manipuladas. La publicidad y el control político se basan en la manipulación de las emociones. Podríamos decir que la sensualidad es más real, más vivida, más presente, más placentera…

Información sobre el Taller de Tantra pincha aquí: Tantra

Meditación Tántrica 2

Disfrutemos de nuestra piel. Esta meditación se puede realizar en cualquier lugar y situación. Consiste en tocar con cualquier parte de nuestro cuerpo cualquier parte del cuerpo de nuestra pareja. Si estamos en una reunión de amigos un sábado por la noche y la conversación de repente se torna áspera o peleona llevamos nuestra consciencia a las manos, cada uno a una, por ejemplo. Con muchísima suavidad, lentitud y sobre todo presencia recorremos con las yemas de dedo índice todos los recovecos de la mano de nuestra pareja. Los nudillos, los espacios entre los dedos, las yemas, los anillos… podemos seguir por los tendones que atraviesan la mano hasta llegar a la muñeca. En cualquier momento nuestra pareja puede tomar la iniciativa y proseguir delicada y amorosamente con la meditación hasta conseguir la completa fusión entre las manos. Si vuestras caras reflejan el exquisito placer que estáis experimentando animaos a invitar a vuestros amigos a dejar de discutir sobre la conflictiva actualidad y tomarse las manos.

Una vez en casa desnudos y en la cama las posibilidades de está meditación aumentan de manera exponencial. La imaginación y las ganas de experimentar deben dejarse sueltas. Los requisitos los recuerdo: lentitud, suavidad, delicadeza y presencia. No hay prisas mañana es domingo y el sexo propiamente dicho vendrá luego. Una recomendación: tocad amorosamente con la planta de vuestros pies todo el cuerpo de vuestra pareja. ¿Preparados para volar?

KiKe